Los beneficios de organizar una carrera virtual para tu empresa o marca

La contingencia sanitaria por COVID-19 nos ha demostrado que podemos adaptar nuestras actividades más comunes al distanciamiento social, como es el caso de la organización de carreras.

Antes, el procedimiento habitual consistía en realizar una convocatoria y anunciar precios, rutas y fechas para llevar a cabo una carrera. Esto no ha cambiado de manera extrema; la gran diferencia radica en que los participantes compiten en el momento que sea y en la forma que sea más conveniente para ellos.

Los competidores pueden correr en los alrededores de su vecindario, en el parque más cercano o incluso en una caminadora eléctrica. Al final del día el objetivo es contabilizar y registrar los kilómetro recorridos.

Intentar organizar carreras virtuales dentro de tu empresa puede resultar una buena idea durante esta nueva normalidad, además de traer múltiples beneficios como los que mencionamos a continuación.

Calidad de vida

Asegurarse de que sus empleados encuentren un balance adecuado entre la vida personal y laboral se ha vuelto una cuestión importante para las empresas, porque ello permite mantener niveles altos de productividad, atención y motivación.

Este balance permite a los colaboradores estar mucho más felices y satisfechos con las horas en la oficina y disminuir los problemas familiares o personales.

Organizar una carrera virtual o incluso grupos internos en apps móviles que permitan dar visibilidad a los miembros sobre cuántos kilómetros han recorrido en un determinado tiempo puede ser un incentivo excelente para involucrar a todos, hacerlos participar y despejarse del trabajo.

Salud de los trabajadores

El sedentarismo como consecuencia de pasar horas sentado en la oficina, junto con la falta de ejercicio, puede favorecer la aparición de problemas de salud tales como la diabetes y la hipertensión laboral, disminuyendo la calidad de vida de los empleados en primer lugar y afectando a la larga su productividad.

Por ello, muchas empresas alrededor del mundo han implementado programas de ejercicio físico para mejorar el estado de salud de sus trabajadores y obtener beneficios bidireccionales tales como la reducción de absentismo laboral, mejoras en la capacidad de toma de decisiones, ahorros para las empresas, etc.

Organizar carreras virtuales como parte de un plan de activación física en la empresa es una forma de lograr estos objetivos.

Fortalecer las relaciones internas

La práctica de un deporte, y esto es particularmente cierto en el caso del running, hace que los colaboradores de una empresa se sientan parte de un mismo equipo donde los organigramas no son relevantes y, sin importar la condición física que tengan, todos pueden participar sumando kilómetros.

De esta forma se entrega un beneficio social que trasciende cualquier aspecto formal de la empresa, ya que los colaboradores podrá reforzar la fidelidad y el compromiso de participar junto con sus compañeros y superiores.

Aumento en la productividad

Desarrollar un plan de carreras virtuales de manera periódica puede incrementar la productividad de los colaboradores. Con el running se libera el estrés, lo que contribuye a mantener una mejor concentración al momento de trabajar; así se pueden disminuir los niveles de ansiedad, y también hacer frente a situaciones irritantes y tensiones comunes con mayor efectividad.

Si bien actualmente no es posible llevar a cabo actividades que involucren aglomeraciones, el realizar carreras virtuales permitirá mantener activos y motivados a los empleados, al tiempo que se fortalece el bienestar personal, laboral y organizacional.