Mejora tu resistencia desde casa entrenando en tu caminadora

En entregas anteriores vimos cómo la emergencia sanitaria por la que atraviesan el país y el mundo han impactado a las actividades al aire libre como el running al restringir o, cuando menos, modificar la manera en que se desarrollan. Estas limitaciones pueden afectar a todos los runners reduciendo las posibilidades de practicar un ejercicio aeróbico muy completo o adaptando su rutina al uso de la caminadora en caso de contar con una en casa. Naturalmente, algunos encontrarán que la experiencia de correr no se asemeja a correr al aire libre, es poco práctica o, simplemente, no es de su agrado; sin embargo, no descartes del todo esta opción: esta vez, te explicaremos cómo el usar la caminadora nos puede ayudar a mejorar nuestra resistencia física.

Utilizar las características de la caminadora

Los diferentes modelos de caminadoras cuentan con una gran variedad de opciones y configuraciones que nos permiten personalizar la manera en que queremos correr: así, es posible modificar la intensidad, la inclinación y los intervalos de tiempo, entre muchas otras cosas más. Esto resulta especialmente útil si de adquirir resistencia se trata.

Si buscamos obtener resistencia en nuestras extremidades inferiores podemos ajustar la inclinación para estimular los músculos de glúteos, piernas y cadera. La recomendación es aumentar gradualmente la inclinación: por ejemplo: empezar sin inclinación el primer kilómetro, del kilómetro dos al cuatro subir la inclinación a un 2% o bien y combinar la velocidad de la cinta con la inclinación tomando en cuenta que a mayor velocidad, menor inclinación y viceversa. Evidentemente esto puede variar dependiendo del nivel de entrenamiento al que estés acostumbrado.

Utiliza los intervalos 

Los cambios de ritmo, o HIIT, en cinta de correr consisten en la repetición de un patrón conformado por un periodo de alta velocidad seguido de un periodo corto de recuperación adaptado a la duración total de tu entrenamiento: para que sea efectivo, debemos establecer una velocidad base para cada intervalo utilizando la configuración de la caminadora y tomando en cuenta, de nuevo, el nivel en que estés entrenando.


Entre las ventajas que reporta este tipo de rutina es la quema de bastantes calorías durante y después del entrenamiento, el notable incremento de la resistencia física y, también aunque de manera un poco más lenta, de la velocidad sin contar con que, al ser un ejercicio aeróbico, sienta bien al sistema circulatorio. Además, este tipo de entrenamiento rompe la rutina puesto que los cambios de velocidad se suceden en una corta ventana de tiempo, lo que resulta muy dinámico.

Aspectos que pueden ayudar a reducir el aburrimiento

La monotonía de correr sobre caminadora puede ser una limitante que desmotiva para llevar a cabo un entrenamiento completo y eficiente. Para tratar de reducir el aburrimiento al entrenar (además de establecer rutinas de cambio de ritmo) puedes correr mientras reproduces algún video o película, incluso mientras ves la televisión; crear un ambiente con música que te permita estar inspirado o establecer diversos objetivos que te mantengan enfocado durante la sesión.

Para terminar podemos ver que la caminadora puede ser una nueva aliada que nos ayudará no sólo a mantenernos activos y en forma, sino también a incrementar nuestra resistencia. Éste también es un motivo para, en caso de no estar acostumbrados a ella, experimentar una nueva manera de entrenar.